Materia Sensible #5

TERRITORIOS
Diciembre 2013
  • Avance
José Diniz
Marítimas

El mar es un elemento primordial de vida. Escritores, poetas y filósofos utilizan su imagen, en todos sus aspectos, fluidos y metafísicos. El ser humano está en permanente desafío con el mar. Atraviesa su superficie para ir más profundo. Inmerso, se entrega guiado por las sensaciones y por la naturaleza.

Las imágenes aquí presentadas reproducen la mirada de alguien que contempla ese universo. Las fotografías fueron tomadas dentro del agua con el objetivo de vivir diversas sensaciones como la falta de equilibrio, el vértigo, la tensión, la armonía, el movimiento continuo, el sonido del mar y el sabor de la sal.

Para fotografiar dentro del mar no alcanza solo la visión. Es necesario todo el cuerpo, usar los cinco sentidos. La cámara fotográfica está en un punto bajo del horizonte y las olas son montañas en movimiento. De esa manera, se afectan aspectos físicos y psicológicos.

No está resuelto el paisaje puro ni la idea expresiva. Se entra en un mundo de subjetividad. En el agua, el equipamiento y los lentes adquieren nuevas formas creando nuevas lecturas.

JOSÉ DINIZ nació en Niterói y vive en Río de Janeiro, Brasil. La fotografía, el grabado y el video son sus principales medios de trabajo artístico. Su obra ha sido ampliamente exhibida en América Latina, Europa y Estados Unidos, y forma parte de numerosas colecciones privadas e institucionales. Entre las últimas, el Museum of Fine Arts (Houston), Lehigh University Art Galleries (Pensilvania), Museu de Arte Moderna do Rio de Janeiro-Coleção Joaquim Paiva, Museu de Arte Contemporânea do Rio Grande do Sul (Brasil), Museo de Arte Contemporáneo de Salta (Argentina), Museo de Bellas Artes Franklin Rawson, San Juan (Argentina).
ÚLTIMOS NÚMEROS
Nº14

DOCUMENTAL / Pablo Albarenga
ENTREVISTA / Carlos Contrera
PORTFOLIO / Álvaro Zinno

Nº13

PORTFOLIO / Jorge Ameal
ENTREVISTA / Verónika Márquez
DEL EXTERIOR / Nelson Garrido

Nº12

ENTREVISTA / Cristina De Middel
TERRITORIOS / Nicolás Wormull
FOTOENSAYO / Santiago Epstein